no mas, baby

Te tuve entre las manos, hambriento de mi boca, irrigado hasta estallar.
Te di vuelta dos veces la piel a besos y entre los ojos me firmaste la sentencia crepuscular
Tus hijos del aire.
Corre tu esencia por el lomo manso de mi nariz hasta hacerse otra vez gota y caer como una lagrima blanca sobre mi cama.

Cuando deje de amar tu rigidez lo sabras.
No tendras lienzo para eyacular.
Y del otro lado del telefono no habra nadie
ni yo

para responderte.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo marimagdalismos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s